Restauración de la casa

La casa, fue construida a finales del siglo XVIII, de amplios muros de tapial y ladrillo enlucidos con mortero de cal y arena. Planta rectangular de dos alturas, la inferior de vivienda y la superior, "doblao" o "troje" de almacenamiento de grano y paja, reflejo de la vida labradora de sus antiguos moradores.

La cubierta con estructura de madera formada con vigas, cabrios, pendolones y tirantas de hierro. La teja árabe se asienta sobre tablas de ripia con lechada de barro.

Entre planta baja y superior forjado de vigas o cuarterones de madera de pino y roble.

Puertas, ventanas y contraventanas de madera de pino, suelo de barro cocido y rejería de forja.

Después de más de una década deshabitada mostraba su abandono en sus desvencijadas ventanas y descolchados revocos, testigo de otros tiempos con otras maneras de vivir y construir.

El proceso de restauracion ha perseguido mantener la sobriedad formal, destacando los elementos constructivos, incluso aflorando los ocultos, utilizando las mismas técnicas y materiales naturales básicos que fueron utilizados en su construcción. Cualquier elemento original aun en desuso tiene un valor, por ello se ha optado por reciclarlo y reutilizarlo para otras funciones.

Conseguir mantener su espíritu antiguo pero también hacerla más cómoda y funcional con equipamientos modernos para las necesidades de hoy, en invierno y en verano, potenciando también sus diversas estancias tanto exteriores como interiores, para su mayor disfrute.

Los artífices de esta transformación son profesionales de distintos oficios y otras muchas personas involucradas, firmes en el empeño de alcanzar dicho objetivo con tenacidad, esfuerzo, tiempo e ilusión.

Espero que lo hayamos conseguido.